Diatermia

Tratamiento de diatermia

La diatermia se basa en aplicar calor profundo en zonas deseadas mediante una corriente de alta frecuencia utilizando un aparato no invasivo. Es un tratamiento indoloro que al conseguir efectos vasodilatadores a nivel profundo del cuerpo favorece a renovar el tejido celular, aumentar síntesis de colágeno, facilitar el drenaje linfático, disminuir dolor en fracturas, hernias, artritis, dolor muscular y conseguir un efecto antiinflamatorio, entre muchos otros…
 
Está indicada para el tratamiento de esguinces, roturas musculares, cicatrices adheridas, contracturas fuertes, fascitis plantar, edemas, tendinopatías, incluso de manera estética para ayudar al colágeno.
 
Se puede aplicar de forma capacitiva, la cual permite que el calor penetre a capas más profundas o aplicar de forma resistiva, con la que se mantiene el calor en capas más superficiales. Según lo que se quiera tratar se utiliza un modo u otro, por eso se recomienda que lo aplique un profesional.
 
Las contraindicaciones de la diatermia son marcapasos, estados febriles, sobre implantes metálicos como el DIU o implantes cocleares, cicatrices con puntos, heridas abiertas, procesos infecciosos, pacientes epilépticos, embarazadas, hemorragias, tumores, trombos, niños…
 
Ir arriba