Dolor en las costillas por traumatismo y ejercicios

por | 18/02/2020 | Accidentes de tráfico | 0 Comentarios

Hoy en el blog de fisiomed2001 – fisioterapia Móstoles te explicamos una de las consecuencias de un accidente de tráfico, la fractura o fisura en las costillas, generalmente en las superiores o  medias, que además de causar un gran dolor,  puede aumentar el riesgo de un daño orgánico.

¿Qué es una fractura o fisura en las costillas?

La fractura o fisura en las costillas es una lesión muy común, la cual se origina cuando se quiebran los huesos de la caja torácica. Suele originarse por un traumatismo directo en el área.

En la mayoría de los casos, las costillas fracturadas solo están fisuradas, lo que no resulta tan peligroso. Al contrario de cuando las costillas se fracturan en partes pequeñas. 

Un hueso fracturado puede afectar los órganos internos principales (como los pulmones) y los vasos sanguíneos. 

¿Cómo se produce una fractura o fisura en las costillas?

Una fractura de costilla se produce por un trauma, como es el caso de un accidente de tráfico, una caída o un impacto fuerte por contacto.

Se debe realizar un control adecuado del dolor, para continuar respirando normalmente y evitar así algunas complicaciones pulmonares.

Síntomas o consecuencias de la fractura o fisura en las costillas

Este tipo de fracturas o fisuras, pueden ocasionar ciertos síntomas, entre los que destacan: 

  • Dolor en la zona perjudicada.
  • Inflamación.
  • Dolor en la pared torácica al respirar, inclinarse, moverse o toser.
  • Moretones o inflamación alrededores de las costillas.
  • Falta de aire.
  • Dificultad para respirar o respiración paradójica.
  • Quiebre de costillas.
  • Las costillas pueden meterse hacia adentro de los órganos. 

Recuerda que debes buscar atención médica a la brevedad, al sentir una presión, inflamación o dolor en el centro del pecho, hombros o brazos. Estos síntomas pueden significar un posible ataque cardíaco. 

Diagnóstico de una fisura o fractura que causa dolor en las costillas 

En la mayoría de los casos, el solo relato del paciente, será más que suficiente para comprobar la existencia de una fractura o fisura de las costillas

El diagnóstico final lo realizará el médico tratante mediante una radiografía, en la que se podrán observar las discontinuidades óseas. 

En el caso de no apreciarse algún tipo de fractura en la imagen, se debe repetir a los 3 días próximos como método control.

Y es que, en la primera radiografía, en muchas ocasiones no se presentan señales muy claras. En cambio, si se observan microruturas, se deberá realizar una resonancia magnética para descartar posibles edemas óseos eventuales.

También es importante descartar, la aparición de un neumotórax (escapes de aire del pulmón), relacionado con la fractura de las costillas.

Durante el diagnóstico físico, el médico tratante presionará levemente las costillas, escuchará los pulmones y verá cómo se mueve la caja torácica mientras respira el paciente.

También es posible, que el médico ordene algunos de los siguientes estudios de diagnóstico, a través de imágenes:

Radiografías

Las radiografías permiten que los huesos sean visibles y también son útiles para diagnosticar un problema en los pulmones.

Pero, en ocasiones, tienen inconvenientes para revelar fracturas de costillas algo recientes, sobre todo si el hueso está agrietado. 

Resonancia magnética

Se utiliza para examinar los tejidos blandos y los órganos alrededor de las costillas, para determinar de esta forma si existe algún daño. Es ideal por otro lado, para la detección de fracturas de costillas mucho más sutiles. 

Exploración por tomografías computarizadas

Es ideal para descubrir las fracturas de costillas, que las radiografías no detectan. Las lesiones en los tejidos blandos y los vasos sanguíneos, serán mucho más fáciles de observar en estas tomografías computarizadas. 

Exploración ósea

Es muy utilizada para observar diversas fracturas, en donde el hueso se agrieta después de un fuerte traumatismo.

Durante esta exploración ósea, se inyecta una cantidad de material radioactivo en el torrente sanguíneo. 

Tratamientos para dolores en las costillas pro traumatismo

El inicio del tratamiento para los dolores en las costillas pro traumatismo, se basa en mucho reposo y poniéndose un vendaje de contención, pero sin limitar los movimientos torácicos ni obstaculizando la respiración.

Este escenario se mantendrá durante unas 2 a 6 semanas, dependiendo de la gravedad del caso. En este período, se pueden realizar fisioterapias respiratorias, para así reducir las secreciones y recuperar en gran forma la capacidad pulmonar. 

Este tipo de sesiones se deben realizar con sumo cuidado, controlando la movilización de las extremidades superiores, para no provocar dolor en la caja torácica. La zona lesionada se puede empezar a tratar, cuando el hueso se haya consolidado totalmente.

La musculatura adyacente se debe relajar y estimular con ejercicios activos, asistidos por un especialista, para así ganar una mayor expansión torácica y capacidad pulmonar. 

También el paciente debe realizar ejercicios de movilidad del tronco y de la columna, ya que después de un tiempo de inmovilización, todas estas estructuras tienen que recuperarse.

Se debe guiar al paciente para que conozca las áreas a expandir, cómo realizar la inspiración y espiración, y el número de repeticiones a realizar.

La fisioterapia respiratoria como tratamiento para dolores en las costillas pro traumatismo

Un tratamiento indispensable para este tipo de fracturas, es la fisioterapia respiratoria. La rehabilitación de una fractura o fisura de costillas, se hace a través del reposo, respiraciones profundas y ciertos ejercicios, que reducirán notablemente el dolor. 

Ayuda con medicamentos

Si se presenta dolor al respirar profundamente, se puede originar una neumonía. Es posible que el médico tratante, recomiende ciertos medicamentos orales o inyecciones de anestesia, alrededor de los nervios en el área de las costillas.

Terapia

Ya controlado el dolor, el médico indicará algunos ejercicios de respiración profunda y evitar el riesgo de desarrollar una neumonía a futuro.

Duración del tratamiento

La mayoría de los casos de las fracturas o fisuras en las costillas, se curan en alrededor de 6 semanas. Controlar las actividades, movimientos y poner hielo en la zona, pueden ayudar a sanar y aliviar el dolor más rápido.

Es muy importante acudir a un especialista rehabilitador, el cual ayudará a disminuir el período de los dolores. La supervisión médica te guiará con los dolores en las costillas pro traumatismo y ejercicios

No olvides echar un vistazo al contenido de nuestro blog Fisiomed2001 – fisioterapia Móstoles.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *