Síndrome cruzado superior e inferior en las personas sedentarias

por | 25/02/2020 | Higiene postural | 0 Comentarios

Hoy en el blog de fisiomed2001 – fisioterapia Móstoles te contamos todo lo que necesitas saber sobre el Síndrome Cruzado Superior e Inferior, así como algunos consejos en caso de que lo padezcas.

El Síndrome Cruzado Superior e Inferior es un padecimiento que afecta la postura de quién lo posee a través de ciertos desequilibrios en la musculatura. En particular, se refiere a un par de grupos de músculos que se acortan debido al exceso del tono muscular.

Aunque también aparecen de manera contralateral y se producen debido a una postura poco provechosa o disfuncional. En pocas palabras, es reflejado en un exceso muscular en la zona posterior y por la carencia del tono muscular en la parte contraria.

Introducción al síndrome cruzado superior e inferior en personas sedentarias

En el caso de las personas sedentarias, una de las causas más comunes son las posturas incorrectas o negativas para el cuerpo, ya que los músculos pueden verse ampliamente afectados por una posición desfavorecedora, provocando la alteración y aparición del síndrome.

El sedentarismo es, en realidad, un estilo de vida donde las personas llevan hábitos de trabajos sentados o en posiciones que implican poca movilidad. Esto trae como consecuencia el padecimiento de ciertos síndromes, como el síndrome cruzado superior e inferior.

Por ejemplo, cuando pasas mucho tiempo trabajando sentado, estando frente a un ordenador o leyendo con equipos frente a la vista, puedes terminar modificando la postura de la cabeza, adelantándose para intentar ver mejor, aunque el cuerpo esté más atras. A eso se le llama hipercifosis.

Causas comunes del Síndrome Cruzado Superior e inferior

Hay diversas razones por las que puedas estar padeciendo este problema en la musculatura, aunque generalmente es ocasionado por malos movimientos o hábitos negativos del entrenamiento personal, afectando negativamente la musculatura. Otras causas son:

Mala planificación para entrenar

Como te comentábamos, un entrenamiento incorrecto al realizar ejercicios que estimulan ciertos músculos puede ser una de las causas más comunes. Sobre todo, cuando se efectúan ciertas prácticas de presses y pulles, también conocidas como empujón o tirón.

Pese a que esto pueda resultar en un problema morfológico, el desequilibrio en los ejercicios de tirones y empujones provocan una estimulación incorrecta y un movimiento erróneo que terminan provocando el síndrome cruzado superior e inferior. 

Problemas congénitos

Ciertas herencias genéticas, como las asimetrías corporales, son una de las grandes responsables del padecimiento de dicho síndrome. En general, estas ocasionan el problema sin ninguna otra causa, aunque también pueden ser estimuladas. 

Ansiedad y estrés

Aunque no lo creas, la ansiedad y el estrés son responsables del padecimiento de este síndrome en varias ocasiones debido a que provocan la necesidad de hacer movimientos bruscos, ya sea a través de un golpe o por mantener posturas causadas por el mismo problema. 

Consecuencias del síndrome cruzado superior e inferior

Debido a la naturaleza del síndrome, diversas son las consecuencias o complicaciones que pueden sufrir quién lo padece, sobre todo para las personas sedentarias que suelen mantener posturas negativas para el propio cuerpo y la musculatura. Las principales consecuencias son:

Dolores en la musculatura afectada

Cuando se adquiere una mala posición de los hombros, además de llevar siempre la cabeza adelantada debido a la hipercifosis, se crea una hiperextensión en la zona craneal y cervical, haciendo que se produzca un dolor en los músculos, pero sobre todo en el arco posterior de las C1.

Dolores de cabeza

Si las complicaciones anteriores se dan en esas musculaturas, termina afectando negativamente a las articulaciones craneal y cervical, sobre todo por la mala posición de la cabeza. Esto crea una tensión persistente en la zona, provocando un dolor de cabeza que a veces se extiende.

Trastornos vertebrales

Debido a que todos los inconvenientes funcionan en la misma zona, se crea una cadena de consecuencias que terminan afectando a la parte inferior de las vértebras cervicales, principalmente cuando existen modificaciones forzadas en la postura natural del cuerpo.

Afectación de movimientos

En particular, los movimientos de las extremidades superiores resultan negativamente afectados debido a los trastornos vertebrales, los cuales ocasionan que disminuyan las estabilidades de las escápulas, creando algo denominado “escápulas aladas”.

Consejos para quienes padecen del síndrome cruzado superior e inferior

Algunas de las consecuencias pueden ser corregidas por un profesional que cuente con calificación para tratar los casos particulares, pero hay ciertas medidas a seguir para prevenir las causas y, por consiguiente, las posibles complicaciones. Algunas de las más efectivas son: 

Visita a un profesional 

Cómo te decíamos, es fundamental que pongas tu caso en las manos de los expertos, ya que sólo ellos podrán diagnosticar y proporcionarte el mejor tratamiento para corregir algún problema y tratarlo de forma efectiva. Puede ser un fisioterapeuta, pero también un readaptador deportivo.

 Realiza ejercicios de rotación 

En vídeos de YouTube o en la web encontramos múltiples ejercicios para estimular la movilidad de la columna dorsal. Los ejercicios de rotación son los más recomendados, aunque hay varias propuestas que puedes poner en práctica como alternativas. 

Realiza ejercicios de flexión 

Los ejercicios de flexión están destinados a estimular la columna dorsal, a través de movimientos corporales que estimulan la zona y te enseñen a adquirir posturas correctas. También son efectivos para detener alguna dolencia debido a la correcta estimulación de la zona. 

Ejercicios para practicar la tracción

De acuerdo con lo que te explicamos, una de las causas del síndrome cruzado superior e inferior es ocasionado por ejercicios de tracción incorrecta. Pero un movimiento escapular puede ayudarte a mejorar, sobre todo aquellos que usan movimientos con remos.

Ejercicios de jalones

Otro buen ejercicio para mejorar la movilidad muscular y dorsal son los jalones. Estos sirven para estimular la aducción, evitando las extensiones. Además, trabaja con una separación de la zona vertical y puede ayudar a formar la retrogresión de la parte escapular. 

Ejercicios para movimientos de hombros

Aunque este ejercicio es una buena forma de ayudar con el síndrome cruzado, se recomienda efectuarlo como un método de prevención. Aquí se agregan los hombros dentro de todas las rutinas y ayuda a educar la llamada “higiene de la postura”. 

El síndrome cruzado superior e inferior en las personas sedentarias es uno de los que más registros de pacientes tiene, debido a que cada vez somos más dependientes de los trabajos que implican largas horas sentados. Por esa razón, intenta agregar estos ejercicios a tu rutina diaria.

No olvides echar un vistazo al contenido de nuestro blog Fisiomed2001 – fisioterapia Móstoles.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *